Saeta Comunicació Saeta Comunicació

¿Pagamos un sobreprecio por las marcas?

precio_marca
En algún momento hemos escuchado a un amigo la frase: .-He comprado este producto más económico, yo no quiero pagar por la marca. ¿Tiene razón nuestro amigo?

La marca es la identidad de una empresa, un producto o un servicio. Por lo tanto se asocia a una serie de cualidades de éstos. Si hablamos de automóviles, Volvo se asocia inmediatamente a seguridad, al igual que el modelo Golf de Volskwagen lo hace a robustez o fiabilidad. Estos atributos, que se les suponen, permiten a estas marcas competir sin necesidad de ajustar sus precios demasiado a los de sus competidores. Pero, salvo casos muy especiales, como restaurantes con varias estrellas Michelin o Alguna Marca de moda como Loewe o Armani, tan sólo permiten a sus empresas un pequeño margen en lo que a precio se refiere.

Por otra parte, las expectativas de los consumidores aumentan cuando éstos adquieren una marca de prestigio, por lo que poseer tales marcas conlleva un compromiso. Veamos un poco de historia. En los años 60 existían dos marcas de automóviles de turismo italianas de gran prestigio, me refiero a Alfa Romeo y a Lancia. Estas marcas presentaban batalla a otras dos de procedencia alemana: BMV y Audi respectivamente y lo hacían con éxito incluso en el país de origen de éstas últimas. La adquisición de Alfa y Lancia por Fiat trajo consigo una rebaja en la calidad de los componentes de los nuevos vehículos, manteniendo, sin embargo, un precio demasiado alto de los repuestos. El resultado ya lo conocen. Recordar esta historia hoy nos parece de ciencia ficción.

Me gusta la ropa de Lacoste porque nunca he tenido un problema de pérdida del color, aun usándola para hacer deporte. Tal vez ustedes hayan encontrado un producto similar cuya duración en buen estado sea también larga y su precio más bajo, pero normalmente no existe garantía de que esto suceda y se mantenga en el tiempo.

Si una marca conocida les falla, ustedes lo recordarán siempre y, probablemente lo comentarán a otras personas. Por eso somos enemigos de ofrecer productos de nuestros clientes con sus marcas de siempre y menor calidad, incluso si sus precios son más bajos. Uno de los fabricantes más conocidos de guitarras eléctricas y, también, de los más antiguos es Fender. Este fabricante, harto de que le copiaran sus productos y los sacaran al mercado a precios muy inferiores, aunque con una calidad también muy inferior, adquirió una fábrica americana, Squier, dedicada a este tipo de productos y fabricó sus propias réplicas, con su saber hacer y sus controles de calidad. Los productos Squier ostentan la marca Fender debajo en una tipografía más pequeña y son muy populares entre los músicos.

Comparteix :

Més Posts

Deja una respuesta